Educar a nuestros hijos sobre la alimentación es una tarea que comienza casi desde que nacen. Niños informados correctamente sobre estos temas podrán tomar mejores decisiones a medida que crecen, así como crear un hábito que pueda ser de por vida.

Te compartimos algunas recomendaciones sobre la ingesta de azucar en los niños dependiendo sus edades:

Desde el nacimiento hasta los 2 años: sin azúcares añadidos (esto está en línea con las recomendaciones de la American Heart Association). Sin bebidas azucaradas, sin galletas, sin pastel. Los niños no lo necesitan. Ni siquiera saben que está allí. Así que no les digas.

 

2-3 añosEvite el azúcar. No hay absolutamente ninguna razón para comprar chocolate caliente o guardar galletas en casa. Para un cumpleaños, se puede tomar la decisión de tener una cantidad limitada de azúcar. Pero esta debería ser una decisión bien meditada. Para los niños pequeños, fuera de la vista está fuera de la mente.

3 a 5 años: equilibrar conscientemente los daños del azúcar con las interacciones sociales normales. No comprar productos con azúcares añadidos. Pero en una fiesta, su hijo no puede ser el único que no come pastel. Así que tal vez dejar comer una porción, pero cuando el pequeño salga corriendo a jugar, tirar el plato. Es razonable empezar a educar a los niños de esta edad sobre los “alimentos que crecen” frente a los “alimentos que no crecen”.

Los alimentos con azúcares añadidos son definitivamente alimentos que no crecen. Decirles que se pregunten: “¿Esto crece en un árbol? ¿Crece en la tierra? Si no es así, probablemente no sea un alimento que crece. Aprenderán que limitamos los alimentos que no crecen porque no ayudan a los cuerpos jóvenes. Están aprendiendo sus hábitos y patrones a esta edad. Les podemos decir a los niños de esta edad que el azúcar añadido nunca es bueno para ellos, pero que se puede tolerar si se come solo de vez en cuando.

 
5-13 años: es hora de comenzar a enseñar a los niños a tomar sus propias decisiones. Deben seguir aprendiendo más sobre qué alimentos son alimentos de cultivo y cuáles no. Todos comemos alimentos procesados ??en ocasiones. Enseñarles que es mejor cuando los alimentos no tienen una etiqueta; es decir, alimentos reales. Decirles a los niños de esta edad que limiten la ingesta de alimentos que no crecen o con etiquetas a tres o cuatro veces por semana si es posible. A esta edad, se necesita la supervisión de los padres. Los niños no se limitarán sin orientación.
 

13-18 años: ¡los niños comienzan a preocuparse por la nutrición por sí mismos! A medida que pasan por la pubertad, comienzan a preocuparse por sus cuerpos, su imagen corporal y su salud. Empiezan a comprender los riesgos. Que continúen limitando la ingesta de alimentos que no crecen a tres o cuatro veces por semana. El azúcar líquido es la parte más difícil para los adolescentes: las bebidas azucaradas, los refrescos, las bebidas deportivas y las bebidas de café y té.

OJO: El azucar por sí misma no es es el problema, es más bien la cantidad que consumimos en alimentos y bebidas que por falta de información o simplemente porque no nos damos cuenta, sobrepasamos el requerimiento sugerido diario y esto acarrea grandes consecuencias negativas para nuestra salud.

 
 
A medida que crezcan, los niños que son educados sobre los alimentos que son reales y los que son altamente procesados, comenzarán a tomar decisiones inteligentes por sí mismos, tal como deberíamos hacerlo los adultos.

 __________________
Escrito por:

MARANGEL SARABIA

– Maestra de Educación Especial
– CrossFit L-1 Trainer
– CrossFit Masters Certificate
– CrossFit Spot the Flaw Certificate
– CrossFit Jugde 2022
– Coach de CrossFit Kids
– Coach de Functional Body Building