Durante los últimos 30 años, se ha incrementado el consumo de azúcar en más del 30%. Está presente en helados, donas, pasteles, yogurth, etc. También está oculto en la mayoría de los alimentos procesados, como cereales, panes y pastas. ¿La mayor fuente de todas? Bebidas azucaradas como refrescos, jugos, bebidas deportivas (Powerade, Gatorade) y bebidas de café/té: diabetes líquida.

 
¿Que hace este nivel de consumo en los niños? ¿Necesitan este azúcar? ¿Hay algún beneficio del azúcar añadido para niños? 

 
– La respuesta es NO
 
El único beneficio del azúcar está en los entornos sociales (fiesta o piñata). Queremos que nuestros hijos sean socialmente normales. Queremos que tengan las mismas experiencias que nosotros tuvimos al crecer. Si bien es normal tener pastel y helado en su cumpleaños u hornear galletas con la familia, nuestro consumo de azúcar ahora es extremo y excesivo.
 
Hace cuarenta años, un pedazo de pastel tenía menos efecto porque era un regalo poco frecuente. Ahora, los niños consumen tanta azúcar a diario que ni siquiera necesitan dulces/caramelos. Por ejemplo, el desayuno es en realidad el postre para la mayoría de los niños si evalúas la cantidad de azúcar que consumen en su primer comida del día.
 
Las comidas, snacks y bebidas en casa y en la escuela y en eventos deportivos no deben tener azúcares añadidos.
 
Para aquellos que dicen “un poco de azúcar no puede hacer daño”, sepan que ya no es un “poco” de azúcar y que le hará daño a su hijo. El azúcar añadido provoca diabetes, síndrome metabólico, obesidad, caries y un sin fin de problemas de salud.
 
Tan pronto como los azúcares ingresan al torrente sanguíneo de su hijo, la insulina del cuerpo trabaja para sacarlos del torrente sanguíneo. Cuando el cuerpo de su hijo tiene demasiada insulina, la insulina crea daños a largo plazo, que incluyen, entre otros, hipertensión, obesidad y enfermedades cardíacas.
 
Si el cuerpo está constantemente expuesto a la insulina, eventualmente deja de responder y se vuelve resistente a la insulina. Esto es diabetes (Tipo 2).
 
Cuando los niños comen y beben azúcares, desplazan las calorías buenas por las malas. Si los niños solo tienen la opción de verduras, frutas y en general comida real (que alguna vez estuvo vivo(a) o sembrado en la tierra y que no tienen nombres de químicos que no puedas pronunciar en la etiqueta, eventualmente comerán alimentos nutritivos.
 
La evidencia sugiere que el azúcar es adictivo y ahora existen programas de adicción al azúcar, por lo que es posible que los niños no tenga la capacidad de regular su propia ingesta de azúcar. Dudo que esto sea impactante para alguien. Es nuestra responsabilidad enseñar a nuestros hijos/niños a estar sanos ante la exposición constante a los azúcares añadidos.
 
Según el Centro para el control y prevención de enfermedades (CDC), el 63 % de los jóvenes y el 49 % de los adultos bebieron al menos una bebida azucarada en un día determinado entre 2011 y 2014.
 
Las bebidas endulzadas están fácilmente disponibles y están repletas de azúcar. Coca-Cola tiene 39 g de azúcar en 400 ml (equivalente a 4 tortillas de maíz pero solo de calorías vacías, con ningún aporte hacia el cuerpo de nuestros pequeños). Un litro de Gatorade tiene 56 g de azúcar (equivalente a 6 tortillas de maíz pero a diferencia de estas sin algún aporte nutritivo a nuestro cuerpo).
 
Mis recomendaciones: Ten cuidado. Limita la ingesta de todos los azúcares agregados, especialmente los que se encuentran en las bebidas. Limita el consumo de azúcar en casa y en cualquier lugar que pueda. Tenga cuidado cuando esté en situaciones sociales y no pueda evitar el azúcar. En esas situaciones, cuanto menos coma o beba, mejor.
 
Los azúcares agregados no son buenos para los niños, pero saben bien y son divertidos. Limita los azúcares añadidos siendo consciente. No le dés a los niños refrescos, bebidas deportivas o jugos.
 

Hay que educarlos para que aprendan por qué deben beber agua y comer proteínas y vegetales. Cuando decidan conscientemente comer pastel, helado o jarabes, que lo disfruten, pero que no se convierta en un hábito diario.

__________________
Escrito por:

MARANGEL SARABIA

– Maestra de Educación Especial
– CrossFit L-1 Trainer
– CrossFit Masters Certificate
– CrossFit Spot the Flaw Certificate
– CrossFit Jugde 2022
– Coach de CrossFit Kids
– Coach de Functional Body Building